15 M. Sí se Puede y se Debe

Animamos a participar en todos los actos de celebración del 15M y especialmente en el Pasacalles «Desfile desarmado». No a la guerra. Por los cuidados de la vida y el planeta, que comenzará a las 13.00 h. del día 15 en la pza. de Jacinto Benavente de Madrid. Mientras tanto, hacemos algunas reflexiones sobre la oportunidad perdida por nuestro sistema político para mejorar la democracia que ofrecía el 15M.

Se cumplen 11 años del 15M, el movimiento que puso nerviosas a las élites que venían gobernando en España desde 1978. Su grito de «Lo llaman democracia y no lo es» no sólo fue desoído sino que pusieron todos los medios para que fuera ahogado. Primero con la demonización de los manifestantes despreciándoles como perroflautas y por su indumentaria, y posteriormente, acosándoles con multas sin base jurídica que en su inmensa mayoría eran recurridas y anuladas, siendo Cristina Cifuentes Delegada del Gobierno. Para parar este proceso de regeneración, democratización y empoderamiento, el Partido Popular acudió a la represión legal con la Ley Mordaza, que limita los derechos fundamentales de protesta pacífica, reunión y manifestación, la libertad de expresión y la de información. La ley todavía está en vigor y da a la policía la presunción de veracidad. Es decir, sólo con la palabra de un policía cualquier persona puede ser sancionada, aunque no estuviera en el lugar de los hechos, y le toca recurrir y demostrar su inocencia si quiere librarse de la sanción, tarea difícil con jueces que, en ocasiones dictan sentencias contra la evidencia. Dar este poder a una policía cuyo sindicato mayoritario simpatiza abiertamente con la extrema derecha, alérgica a toda reivindicación social, es un contrasentido no sólo jurídico sino también democrático. Es de destacar, sin embargo, el mimo con el que la policía suele tratar a los manifestantes de la derecha y la dureza con la que se emplea en reivindicaciones sociales.

El miedo de la élites del régimen del 78 a la versión política nacida del 15M ha dado lugar a una confabulación de políticos, jueces, medios de comunicación, empresarios…para impedir por todos los medios legales e ilegales que llegaran al poder. Señalaremos sólo como muestra, cuatro casos:

  • El diputado Alberto Rodríguez fue expulsado del Congreso, con la complicidad de la presidencia, tras un juicio sin prueba alguna y sólo en base a la declaración de un policía, sin tener en cuenta pruebas documentales y la declaración de otros testigos, sin que ninguna autoridad denunciara semejante atropello.
  • En un afán desmedido por mostrar a la población que Podemos era un partido corrupto como todos los demás, en varias ocasiones se han admitido denuncias de financiación ilegal con gran aparato mediático, que una y otra vez han sido archivadas, silenciándolo los medios. El daño ha sido planificado, eficaz e irreparable. Tal campaña de desprestigio y desinformación ha hecho que efectivamente, buena parte de la población crea que se ha financiado ilegalmente. Otros partidos sí que se han financiado ilegalmente, pero no ha tenido interés ni para los medios ni para la justicia.
  • Otro hecho vergonzoso ha sido el acoso durante meses a Pablo Iglesias y su familia, con la complacencia de la justicia, del gobierno, de muchos políticos, de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y de los medios de comunicación, que no han tenido ningún interés en distinguir lo que es un escrache (reivindicación puntual y concreta a un político, con poder en lo reclamado), de un acoso constante y planificado, que no hubiera sido consentido a ningún político de otro partido.
  • Un último caso de evidente mala praxis de medios de comunicación y otros poderes es el relativo a la llamada Caja B de Podemos, en clara simetría con la caja B del PP, cuando no tienen nada en común. La llamada Caja B de Podemos era un dinero que los cargos políticos daban de su sueldo, para luego donarlo con fines sociales. Nada que ver con la Caja B del PP donde dinero de comisiones (robado a los ciudadanos) acababa engrosando en negro los sueldos de cargos del partido. Una vez más, los poderes ha hecho su tarea de desinformar y manipular.

La renovación democrática pacífica que propugnaba el 15M ha sido despreciada por una democracia formal, descaradamente atravesada por la corrupción, el juego sucio, el abuso de prácticas ilegales, la represión y la manipulación informativa. Sin verdad, no puede haber justicia ni democracia. Pese a todo, el espíritu del 15M de más democracia, empoderamiento, juego limpio, transparencia, revolución pacífica y justicia social, sigue vivo. No sólo eso, se está reforzando con un poderosos movimiento que reclama justicia climática y acusa abiertamente a las autoridades de inacción criminal ante la emergencia climática. Un movimiento que cuenta con el apoyo de la ciencia, de expertos y , sobre todo, con una población decidida a pasar a la desobediencia civil para hacerse oír y afrontar los graves retos que tenemos como humanidad: el calentamiento global, el creciente proceso de militarización-securitización y la acelerada desigualdad en el reparto de los recursos. De cómo afrontemos estos retos dependerá el que nadie se quede atrás y pongamos la vida en el centro o que, de nuevo, las élites gobiernen para los suyos, con poder sobre la vida y la muerte de los demás.

¡FELIZ 15M!

________________