Los Hilos del Tablero

Colectivo Miradas. Documental. 2018. 52 minutos.

¿Quién mueve los hilos del tablero?

A pesar de tener cuatro años el documental «Los Hilos del Tablero » sigue estando de plena actualidad, desgraciadamente, con una guerra cercana como la de Ucrania, en la que podemos seguir las pistas de intereses, causas y consecuencias a medida que vemos el documental, además de otras guerras, menos mediáticas, pero igualmente destructivas. Es un documental sobre las esperanzas de paz, el complejo militar-industrial sus guerras y sus consecuencias, que aborda las esperanzas de paz, dando la palabra a personas refugiadas de distintos conflictos, a víctimas, a especialistas y a activistas por la paz.

Comienza con supervivientes del bombardeo de Guernica, de la bomba atómica de Hiroshima, con víctimas y personas refugiadas saharauis, palestinas, somalíes o sirias, mientras aparecen imágenes impactantes de las guerras del último siglo. Tras dar la palabra a Berta Cáceres («la madre tierra militarizada, cercada, violada, envenenada…nos exige actuar») denuncia la violencia económica y la que ejercen los estados contra pueblos oprimidos, mostrando cómo la desigualdad, la pobreza y el hambre son violencias que llevan a la violencia y a la guerra. Intercala víctimas y analistas, denunciando el militarismo: «La guerra contra el terror ha generado aun más terror», Jordi Calvo.

La segunda parte comienza en el minuto 27 y está dedicada al complejo Militar-Industrial. Se inicia con las declaraciones de Eisenhower sobre el poder del sistema militar americano y su unión con la potente industria de armamento, generando un complejo militar-industrial capaz de condicionar las políticas de los estados. Muestra la opción española por el negocio de la guerra y la naturalidad con la que se venden las armas en una feria en Madrid, con total y deliberada ignorancia del sufrimiento que provocan. En el minuto 34 aborda el gasto militar que hipoteca a los estados y presenta a la industria bélica como un negocio desgraciadamente seguro. Así, al complejo militar-industrial se unen interesen comerciales de vendedores de armas, políticos que aprovechan puertas giratorias y la banca, como un actor más, sin cuya financiación no se podrían fabricar 3/4 partes de la armas. Guerra, explotación de la naturaleza y de las personas están íntimamente unidas. Tras este complejo entramado de intereses y violencia se encuentra en juego el futuro de la humanidad.

La tercera parte, La Paz, comienza en el minuto 48, mostrando distintas protestas e insinuando toda la tarea que queda por hacer después de la toma de conciencia. Hace un recorrido de lo que es la paz para distintas personas que han participado en el documental, concluyendo con que «la paz es vida» Es vivir sin miedo, tener trabajo, poder elegir, poder desplazarse, derechos y libertad. Respetar a los demás aunque sean diferentes. «¿Cómo te sientes si tu hijo muere o es herido?¿Por qué no sientes lo mismo para con todo el mundo?» . Los pocos minutos que dedica al tema nos muestran que es un capítulo por hacer. En cómo seamos capaces de resolver los conflictos y construir la paz nos jugamos el futuro de la humanidad. A esta tarea nos invita el último grito de Berta Cáceres en el documental. «¡Despertemos, despertemos, humanidad. Ya no hay tiempo!»

Es un documental especialmente indicado para la toma de conciencia sobre la guerra, su preparación y sus consecuencias. Invita a la reflexión y abre la puerta a múltiples debates necesarios e inaplazables.

_________________________