Gasto militar en España para 2023: 48.800. Millones de Euros.

(Publicado por nuestro colaborador Juan Carlos Rois en el blog Planeta Desarmado de El Salto el 21/10/2022. Incluye el Cuadro 1: Gasto militar español para 2023).

España se gastará en 2023 más de 48.800 millones de euros en gasto militar, una cantidad
escandalosa cuya finalidad es más escandalosa todavía.
Conocer esta disparatada cifra no es tarea fácil, porque, año tras año, los encargados de
diseñar las cuentas públicas se encargan de esconderlo en partidas presupuestarias de
diversos ministerios y organismos para hacerlo pasar desapercibido. A ello se une que
diversos organismos cuentan con una verdadera pleitesía a lo militar y están constituidos,
incluso desde su propia constitución legal, para atender a fines militares y civiles (como es el
caso de AEMET, que tiene un porcentaje de sus recursos y de su personal dependientes de lo
militar y obligación de proporcionar datos al ejército, o de Metrología, que igualmente cuenta
con un convenio por el que transfiere recursos al organismo autónomo militar INTA, o de la
SEPI; que financia las perdidas constantes de NAVANTIA y de la parte española de AIRBUS). En
otros casos, los ministerios le han cedido o comprado barcos a defensa o es la armada o la
guardia civil quien opera sus naves y aeronaves. Y hay un tercer supuesto donde diversos
ministerios financian, sencillamente, actividades militares o transfieren a estos fondos.
Si atendemos a los criterios de la OTAN (gasto militar es el de cualquier gasto público que
financia cualquier actividad, estructura, infraestructura de la defensa, incluyendo fuerzas
paramilitares -por ejemplo, la guardia civil en España o la gendarmería en Francia- y pensiones
y sistemas de previsión de los militares, así como sus bases y acuartelamientos), el gasto
militar español para 2023 se descompondría como sigue
:

Cuadro 1: Gasto militar español para 2023


Defensa (Sección 14)
 15.150,80
Ministerio de Defensa7.925,46
Programas especiales de Armamento4.901,72
OOAA militares1.289,60
OOAA por cuotas M. Hacienda A ISFAS (Programa 923S)699,91
CNI334,11
Clases pasivas militares. (Sección 7) 4.120,53
Pensiones militares y a familiares (211B)4.015,00
Otras pensiones especiales (ministros y trabajos especiales) *23,59
Pensiones de guerra (212 B)81,94
Casa del Rey (Sección 01)* 1,5
Cortes Generales (Sección 02)* 0,62
Presidencia (Sección 25) 1,67
Actos y recepciones militares del Rey (programa 337 A) *0.27
Retribuciones y gratificaciones personal militar al servicio del rey (911Q) *1,5 
Interior (Sección 16) 4.543,56
Formación guardia civil, incluyendo transferencias a C. Universitario Guardia Civil y a Academia Zaragoza. (programa 131N)93,57
Reserva de la G, Civil (Programa 131O)211,29
Personal Dirección G. G. Civil (programa 132A)3.336,85
Organismo autónomo DGT; Seguridad vial (132B)843,73
Ayudas a terceros, incluyendo asociación profesional de la G. Civil, fundación de la G, Civil y similares (programa 132 A)27,83
Actuaciones materia droga G. Civil( 132C)30,31
Exteriores (Sección 12) 656,2
Transporte del Ministerio de Defensa (141M)1,1 
Operaciones militares en el exterior (142 A)236,03 
Cuotas a organismos internacionales de seguridad y defensa419 
Subvenciones a fundaciones de Defensa  
Subvención a IECAH (143 A)0,07 
Transporte Movilidad y Agenda urbana (Sección 17) 0,02
Comisión Interministerial de coordinación civil-militar del espacio aéreo- CIDETMA y seguridad operacional del sector aéreo (455M]*0,02
Industria, comercio y turismo (Sección 20) 2.001,66
Apoyo al sector de la defensa (464B)1.601,15 
Préstamos y Apoyo programa PERTE al sector de la defensa (42LB)*244,00 
Apoyo a la internacionalización de empresas en relación con Defensa (42ME)*0,10 
Apoyo Internacionalización por medio de CESCE; ICO, ICEX, FIEM (431A)*12,67 
Metrología (programa 49LB) *0,74 
Apoyo a Hisdesat para el Radar Paz (467C)143 
Ministerio Transición Ecol. y el reto demográfico (Sección 23) 32,78
Porcentaje militar de metrología inscrita en AEMET (495B)*21,47 
Abastecimiento de materiales con relevancia militar (423N)*0,45 
Medios aéreos del Ejército del Aire para prevención de incendios forestales pagados por EPRIF (456C)*10,86 
Ministerio de Ciencia e innovación (Sección 28) 110,11
CSIC. Instalaciones Polares base Gabriel y Galán y buques oceanográficos (000X)9,45
AEI Transferencia a INTA del Fondo de Investigación científica y desarrollo Tecnológico (000X)2,45
Financiación
de Buque escuela intramares conforme convenio 23 julio 18
(programa 415B)
0,94
CDTI y AEI financiación ayudas de programas de orientación militar en Programa «Retos de la Sociedad» (46QC C17.I03)*44,2
CDTI. Programas de renovación del entorno productivo aeroespacial (Programa 46QI C17-I09)*20
CSIC para reforma del sector aeronáutico y del espacio (46QG)*0,4
CSIC para proyectos I+D+I empresarial (467 C)*2,67
CDTI. Financiación programas espaciales (467C)*30
Ministerio de educación y formación profesional (Sección 18) 7
Formación profesional para el empleo dirigido a tropa y marinería, sujeto al protocolo de colaboración para la FP (programa 241B)7 
Ministerio de Agricultura, Pesca, Aliment.y Medio Ambiente 32,84
Financiación de Buque escuela Intramares conforme convenio 23 julio 18 (programa 415B)13,08
Participación de la guardia Civil en labores de inspección (programa 415B)19,76 
Hacienda y Función Pública (Sección 37) 85,2
Aportaciones a entidades locales por convenio cooperación y defensa con EE. UU. (922N)*0,2
Hacienda por Dotaciones SEPI Navantia y por adquisición de acciones y participaciones (923A y memoria SEPI)*85
Inclusión, Seguridad Social y Migraciones 5,1
Convenio de Asistencia Sanitaria por Defensa a la flota que presta servicio en el índico e Islas Seichelles, conforme a convenio Defensa/ instituto social de la Marina de 15 julio 2021 y convenio de prestación mutua de asistencia de los mismos de 1 de octubre de 20100,2 
Pensiones a niños de la guerra Ley 3/2005 (231B)4,9 
Trabajo y Economía social (sección 19) 8
Convenio SEPE por el que subvenciona a la Dirección General de Personal y Reclutamiento del Ministerio de Defensa para la formación profesional para tropa, marinería y reservistas (programa 241B y convenio de 3 de diciembre de 2021)*8 
Derechos Sociales y Agenda Digital (Sección 29) 0,33
Subvenciones a Asoc. Española de Militares y Guardias civiles con discapacidad (231F)0,33 
Cultura y Deporte (sección 24) 2,46
Archivos militares (programa 332A)*0,02 
Competencias digitales para tropa y marinería en el programa 33SC*1 
Restauración arquitectura defensiva de propiedad militar (programa 337B)*1,4 
Subvención a Fundación Real Instituto 0Elcano (programa 331 M)0,04
Sanidad (Sección 26) 0,1
Depósito estratégico de Medicamentos en custodia del Ministerio de Defensa (programa 313A)0.1
Igualdad 0,7
Cursos igualdad de género impartidos por defensa con cargo al programa 232B, partida 226.100,7
Centros Universitarios de la Defensa 21,3
Academia central de Madrid0,92 
Academia General de Zaragoza7,35 
Academia del Aire de San Javier3,15 
Academia Naval de Marín3,08 
Academia de la Guardia Civil6,08
Fondo europeo de apoyo a la paz (943N) 94
Organismo atípico de la defensa 0,1
Total Gasto militar presupuestado 26.876,58
Partidas Extrapresupuestarias (Deuda Extraordinaria):

a)Sobregasto conforme liquidación IGAE (16%% sobre GM de Defensa al haber bajado el sobregasto respecto de años anteriores)4.300,58
b)Operaciones en el exterior no contempladas en Presupuesto de MDE1.100
c)Plurianuales vigentes412
d)Intereses de deuda a asumir este año (8,8%, correspondiente al % de GM antes de deuda sobre presupuesto consolidado4.810,39 
Total GM antes de deuda y gastos extrapresupuestarios 37.499,55
Deuda militar extraordinaria 11.334,11
Total GM 2023 48.833,66
Control social estatal 2019 (excluido el imputado como gasto militar)6.957,22
TOTAL GM MAS CONTROL SOCIAL 55.790,88

He contemplado tanto el gasto militar que aparece disperso por los distintos ministerios, como
el sobregasto que tradicionalmente y fuera de presupuestos
suelen endosarnos mediante el
abuso del fondo de contingencia y de créditos extrapresupuestarios acordados por el Consejo
de Ministros y pagados por el de Hacienda y he consignado un asterisco en aquel gasto que
sabemos que se paga desde distintos ministerios pero no se desagrega en los presupuestos,
por lo que tenemos que estimarlo, siempre usando criterios muy moderados y por debajo de
lo razonable porque preferimos quedarnos cortos a que nos digan que es menos.

Además he tenido en cuenta la repercusión que este enorme gasto militar supone para
nuestra secular deuda pública, dado que cada año el Estado paga intereses de la deuda ya
contraída y asume nueva deuda, por lo que es razonable considerar gasto militar la parte
proporcional de estas dos partidas con relación al porcentaje de impacto del gasto militar en
los presupuestos, pues en definitiva es el peso en el que el gasto militar anual repercute en
nuestro esfuerzo de pago de una deuda pública inmoral e insostenible.
La evolución de nuestro enorme gasto militar en los últimos años no es nada halagüeña y nos
augura un futuro mucho peor.
Si tenemos en cuenta el gasto militar de los tres últimos presupuestos, coincidentes con el
gobierno más progresista de la historia, encontramos un rasgo de preocupante militarización,
como vemos en el cuadro siguiente:

Cuadro 2: Evolución del gasto militar en los tres últimos presupuestos

Esta evolución muestra el acusado proceso de remilitarización que venimos padeciendo,
gobiernen tirios o troyanos, desde hace muchos años:

Cuadro 3: Evolución del Gasto Militar en España: 2015-2023.

El gasto militar español es un gasto disperso, distribuido en diversos Ministerios fuera del de Defensa, lo que nos hace ver no sólo el tremendo engaño, sino también el colaboracionismo de quienes están al mando de las carteras ministeriales.

Cuadro 4: Gasto militar disperso en los distintos Ministerios.

Aunque las comparaciones son odiosas, el gasto militar español supone más de 230 veces el
dinero que se destina a atender al Ingreso mínimo vital, más de 2,17 veces lo que se destina a
atender a todas las prestaciones de desempleo, más de 10,5 veces lo que se destina a atender
el total de gasto de pensiones no contributivas para las personas en peor situación, más de 50
veces lo que se destina a inmigración, más de 14 veces lo que se destina a todas las políticas de
vivienda juntas, más de 27.000 veces que se destina a atención a familias vulnerables, más de
8.005 veces lo que se destina a asilo, más de 1.252 veces lo que se destina a acompañamiento
educativo a familias y alumnos vulnerables, más de 11.795 veces lo destinado a educación
compensatoria, 255 veces lo destinado a infantil y primaria y más de lo que se destina a la
suma de los ministerios de Asuntos económicos, Agricultura-Pesca y alimentación, Ciencia e
innovación, Consumo, Cultura y deporte, Derechos sociales, Educación y Formación
profesional, Exteriores, Igualdad, industria, justicia, presidencia, política territorial, sanidad y
Universidades juntos.

Podríamos seguir la lista del agravio comparativo del gasto militar frente a las necesidades
humanas y a la situación ecológica del planeta.
El ejército, dicen, está para defendernos de las amenazas que pueden afectar a la sociedad.
Pero las amenazas reales de los españoles, muchas veces más que amenazas agresiones
directas y pura violencia estructural consentida, son la pobreza, el riesgo de exclusión, la cada
vez mayor negación del derecho a un techo digno, el deterioro de la sanidad universal de
calidad y para todos, la desatención al ideal de una educación que fomente el desarrollo de las
personas, la erosión del trabajo decente, la degradación medioambiental y las agresiones a la
naturaleza, la implosión de los valores más rancios, machistas, racistas y xenófobos, de odio a
los pobres y a los distintos, violentos y autoritarios, cada vez con mayor presencia social.

Y nosotros nos preguntamos: ¿De cuál de estos enemigos nos ha defendido o nos puede
defender el enorme gasto militar que sufrimos y la estructura que éste financia?
Desde que Felipe González decidió involucrar a nuestro ejército en las acciones de
intervención militar en el exterior a nuestros días, el ejército español y la Guardia civil han
participado en más de 100 operaciones militares en el exterior, con el envió de más de 150.000
efectivos y el gasto de más de 18.000 millones de euros en dichas operaciones ¿cuánta paz han
logrado para el mundo? ¿Cuánto hubiéramos ganado en seguridad humana planetaria
invirtiendo esta cantidad de recursos humanos y materiales en atender a los objetivos del
milenio en vez de en operaciones de guerra?

España es un país que arrastra un verdadero y secular olvido de las necesidades sociales de
enormes capas de la sociedad. El gasto social español no resiste comparación con el de otros
países de nuestro entorno y se sitúa muy por debajo de la media europea. Y, lo que es peor, la
evaluación de los distintos dispositivos demuestra la ineficacia y desorientación de políticas de
lucha contra la pobreza y exclusión, la insuficiencia de los recursos disponibles y la ineficacia y
el olvido, cuando no colapso, de los servicios de atención a la población, sobre todo a la más
vulnerable.

Mientras tanto, nos permitimos arrastrar una deuda por adquisición de armas de proyección y
programas de armamentos sofisticados y pensados para desplazarlos a miles de kilómetros de
nuestras fronteras, de más de 40.000 millones de euros; deuda aprobada por responsables
políticos que antes han formado parte de las industrias militares y después de su paso por las
administraciones vuelven a ellas. Deuda inmoral, asumida por el complejo militar industrial
con la connivencia de la élite política, en su propio beneficio y de espaldas al conocimiento y al
consentimiento de la ciudadanía.

Sorprende también la complicidad de los ministerios que se suponen civiles con el gasto
militar, oculto en partidas como los más de 650 millones que Exteriores paga de cuotas a
organismos militares internacionales o en participación en operaciones militares en el exterior,
o los más de 2.000 millones que industria financia a las industrias militares españolas, o los
más de 32 millones que el Ministerio de Transición ecológica destina al pago a la UME para
prevenir y apagar incendios o pagar las prestaciones militares de la AEMET, o los más de 110
millones que el ministerio de Ciencia e innovación tecnológica paga para subvencionar
programas de investigación militar del Ministerio de defensa, o los más de 90 millones
destinados a un supuesto fondo europeo de paz que financia la guerra de Ucrania y la
presencia española en los 18 focos de guerra donde actualmente operan los ejércitos
españoles y así hasta un total de 15 ministerios que financian más de 7.567 millones de euros.

Y mientras se dilapida en militarismo este enorme chorro de dinero, España incumple los
estands mínimos de algunos derechos sociales, como han denunciado varias veces el Comité
Europeo de Derechos Sociales respecto a la protección de las personas frente a la adversidad y
los derechos sociales reconocida en la Carta Social Europea, o el Comité del Pacto de Derechos
Sociales, Económicos y Culturales de Naciones Unidas respecto de la violación de derechos
humanos sufrida en relación con la protección de menores, los desalojos forzosos, las
condiciones de vida en infraviviendas y otros tantos aspectos, o el Relator de Naciones Unidas
sobre la extrema pobreza y los derechos humanos respecto a las políticas sociales y de lucha
contra la pobreza.

¿De qué nos defiende el ejército y los valores militaristas? Volvemos a preguntarnos. Porque si
algo hay digno de ser defendido no son las patrias, las banderas ni los estados, sino la
seguridad humana, que según Naciones Unidas se centra en las personas y no en la defensa
militar, y promueve políticas exhaustivas, adaptadas a cada contexto y orientadas a la
prevención, protección y el empoderamiento de todas las personas y la dignidad humana, y que se concretan en aspectos como la seguridad alimentaria, la seguridad ambiental, la seguridad económica, la seguridad de la salud, la lucha contra la pobreza, la educación, la
seguridad personal y las libertades y derechos, por ejemplo.

España ha fijado una doctrina de seguridad militar, en teoría la justificación de nuestro
enorme gasto militar, que se llama doctrina de fronteras avanzadas y que sitúa nuestra
frontera militar (la frontera de los intereses económicos y depredadores de los de arriba)
en el Sahel, en el golfo de guinea, en el índico y en oriente medio y que justifica la
injerencia militar española en estos lugares. ¿Es esa la solidaridad con los pueblos que
quiere la ciudadanía?¿Para eso queremos un ejército?

Que no nos engañen cuando dicen que no hay dinero para atender a las necesidades sociales
tan visibles y urgentes. Sí hay dinero. Lo destinan al gasto militar. Lo esconden en todos los
ministerios para el gasto militar. Nos endosan una deuda impagable para financiar el gasto
militar y a los señores de la deuda.

Todo esto no ocurre ni por fatalidad ni de forma inocente. Lo han decidido, asumido,
consentido y planificado los círculos del poder, los ministros y ministras, los parlamentarios y
parlamentarias, sus cómplices y cuantos callan y admiten este estado de cosas.
El gasto militar no nos defiende de nada. El gasto militar es en gran parte uno de los componentes del enemigo de la seguridad humana
y una de las lacras de las que debemos desembarazarnos cuanto antes.
Cada euro que logremos quitar para fabricar una bala y utilizar para tener un lapicero más, o
un libro, o para plantar un árbol, o cualquiera de las muchas cosas que son de utilidad para
cubrir una de las innumerables necesidades sociales desatendidas, será un pequeño paso más
en la construcción de la paz y un aleteo de la mariposa que puede desencadenar toda una
revolución a favor de la vida.

Recordémoslo cuando oigamos a los retóricos políticos que nos dirán en unos días que van a
aceptar la felonía del gasto militar por responsabilidad, por tacticismo o por cualquier otra
mentira de las que dicen con sus bocas de serpiente.

___________________________________