Noviolencia en Ghana para luchar por su independencia

Comenzamos hoy una serie de artículos, que se publicarán los lunes, sobre resistencias civiles a lo largo de todo el mundo. Pensamos que esta aportación puede ser relevante para divulgar en España algo que en otras partes quizá tiene una mejor recepción en los medios pero que aquí, sobre todo por problemas de idioma, no de interés, no ha tenido tanta acogida. Son muchos los puntos del planeta en los que se han desarrollado luchas noviolentas (muchas exitosas) y que son desconocidas. Queremos contribuir a su difusión para reforzar nuestros conocimientos y argumentos noviolentos. Esperamos que os sea de interés y disfrutéis.

Comenzamos con la lucha noviolenta que desembocó con la independencia de Ghana. Ghana es hoy un país de 31’5 millones de habitantes en algo menos de la mitad que la extensión de España. Su Índice de Desarrollo Humano (2021) es de 0’632 y ocupa el lugar 133 en un IDH que se considera medio.

El presente artículo se basa en el trabajo de Gail Presbey titulado Ghana: nonviolent resistance in the independence movement: 1890-1950. El trabajo de Presbey está publicado en Lynne Rienner Publishers. Boulder. London y ha sido editado por Maciej J. Bartkowski en Recovering nonviolent history. Civil resistances in liberation struggles.

Gail Presbey enseña paz y justicia social, ética, filosofía y cultura africanas y otros cursos relacionados con la filosofía social y política en la Universidad de Detroit Mercy.  Los intereses de Presbey están en las exploraciones transculturales y feministas de la filosofía y la filosofía de la no violencia.

Presbey nos ofrece un breve recorrido contextualizador por la historia de Ghana.  En él destaca la cuestión de que Ghana el reino independiente de los Ashanti (antes de la colonización británica) tenía todos los atributos de una nación moderna, incluido el territorio, el gobierno central, la policía y el ejército, el idioma y la ley (aquí nos permitimos tildar como curioso, aunque habitual, el hecho de caracterizar a la policía y al ejército y no a la cultura, por ejemplo, como uno de los atributos de una nación moderna).

Presbey reconoce que el impacto de la resistencia civil noviolenta masiva en la formación del nacionalismo ghanés necesita una mayor exploración, pero está claro, aunque rara vez se reconoce, que facilitó este proceso de construcción nacional. 

Ghana es hoy un país de 31’5 millones de habitantes en algo menos de la mitad que la extensión de España. Su Índice de Desarrollo Humano (2021) es de 0’632 y ocupa el lugar 133 en un IDH que se considera medio.

Algunos antepasados históricos de acciones noviolentas

Muy posiblemente si se rastrease con interés por los historiadores la realidad de la noviolencia en Ghana en siglos pasados nos llevaríamos sucesivas sorpresas al encontrar múltiples ejemplos.  Aún así, Presbey nos señala que los orígenes de la resistencia noviolenta en Ghana son antiguos y la fecha más remota que nos ofrece es 1896.  Entonces está datada la protesta de las mujeres de Accra contra los impuestos sobre la vivienda que introdujo Gran Bretaña.  Las mujeres hicieron una marcha a la Casa de Gobierno negándose ruidosamente a dispersarse cuando el gobernador se negó a reunirse con ellas.  Luego enviaron una petición al secretario colonial en Londres, aunque no lograron cambiar la política británica.

La primera organización explícitamente política en la colonia fue la Sociedad de Protección de los Derechos de los Aborígenes (ARPS), fundada en 1897 para hacer campaña contra un proyecto de ley que cedía el control de “todas las tierras baldías y no ocupadas” a las autoridades coloniales.  En 1898, ARPS envió una delegación a Londres para reunirse con el secretario colonial y logró que se retirara el proyecto de ley.

En 1902, Mensah Sarbah y otros establecieron el Fondo Nacional de Educación de Mfantsi para establecer escuelas primarias y secundarias independientes donde los alumnos pudieran leer y escribir en Fante y, en consecuencia, poder así establecer una literatura y una historia de Fante.

Desde 1895 en adelante, Gran Bretaña practicó cada vez más el “gobierno indirecto”, estableciendo una Administración Nativa en sus colonias de África Occidental, una política criticada como una maniobra que enfrentaba a los jefes tradicionales con las crecientes demandas de la élite educada.

Casely Hayford, que trabajaba perpetuamente por una alianza más amplia contra el colonialismo, en 1920, convocó el primer Congreso Nacional de África Occidental Británica (NCBWA), que involucró a activistas de las cuatro colonias británicas y redactó una carta de dieciocho demandas.

El primer sindicato de Gold Coast se fundó en 1939 y en 1941, el gobierno colonial tenía un sistema de registro que condujo a los sindicatos a un modelo británico donde la acción industrial tenía que ser apolítica y limitada a cuestiones laborales.

Precursores de movimiento de independencia noviolento en Ghana

Los eventos que se destacan a continuación fueron precursores inmediatos del movimiento de independencia de la década de 1950.  Ofrecieron experiencia práctica en acciones noviolentas que resultaron útiles para organizar la resistencia posterior:

  • El boicot al cacao de 1937.  Gran Bretaña había invertido en la infraestructura de Ghana mediante la construcción de vías férreas y la profundización del puerto de Takoradi para expandir las exportaciones de cacao, que se habían convertido en alrededor del 60 % de los ingresos de la colonia.  En la depresión económica mundial, los precios cayeron a un tercio de su nivel de 1927 y las empresas europeas formaron un cártel de fijación de precios:  United Africa Company.  Los agricultores y comerciantes respondieron organizando una negativa a vender cacao combinada con un boicot a los productos importados en 1930-1931, pero este primer boicot duró solo dos meses. Fracasó porque no se observó universalmente.  Sin embargo, 7 años más tarde, una alianza de corredores, mujeres del mercado y jefes organizó un boicot mucho más exitoso del cacao.  Este segundo boicot duró siete meses, desde octubre de 1937 hasta abril de 1938, y alcanzó niveles de participación de alrededor del 80 %, particularmente en las zonas rurales.  Las mujeres del mercado reforzaron el boicot contra los productos extranjeros al negarse a comprarlos.  Los camioneros se negaron a entregar mercancías e incluso los pescadores se negaron a pescar.  Bajo esta presión, los pequeños importadores encontraron que sus existencias se acumulaban mientras que, en Gran Bretaña, los trabajadores textiles fueron despedidos debido a la reducción de las exportaciones de telas.  El gobierno británico presionó para que el gobernador actuase pero éste se negó y aconsejó al gobierno británico que calmara la situación mediante el nombramiento de una Comisión de Investigación.  Dicha comisión se formó y acabó condenando a las empresas europeas.

Un inciso:  el neocolonialismo económico actual

Aquí hacemos un inciso pues tras casi 2 siglos de lucha por conseguir un precio justo para el cacao del Oeste africano.  Aún vemos noticias de 2019 que titulan:  Ghana y Costa de Marfil echan un pulso a la industria mundial del cacao.  Ambos países piden un precio mínimo de venta de 2.300 € por tonelada y anuncian que por debajo de él no venderán.  El objetivo de ambos países es que se pague un precio que permita elevar lo que cobran los agricultores, los cuales reconocen que viven en la miseria.  Destaca que sólo la empresa Mars está de acuerdo con la propuesta de ambos países.  El cacao da trabajo en Ghana a 800.000 familias.  En otra noticia:  La verdad incómoda detrás del chocolate que tomas, nos enteramos de que en África Occidental hay 1’5 millones de niños trabajando ilegalmente cacao por salarios que les llevan a la pobreza y en condiciones peligrosas (la gran mayoría de los pequeños trabajan en las peores formas de trabajo infantil, realizan tareas peligrosas como transportar cargas pesadas, usan herramientas peligrosas, están expuestos a plaguicidas o trabajan con fuego para limpiar la maleza).  En todo África Occidental 2’5 millones de familias trabajan en el cacao.

Las campañas noviolentas históricas que reseñamos tienen su correlato actual:

“Unas 10 compañías producen un 90% del chocolate en el mundo”, explica a El Confidencial Ynzo van Zanten, responsable de comunicación de Tony’s Chocolonely, un proyecto mundial que trata de erradicar la esclavitud en los campos de recolección de cacao, demostrando que es posible hacer un chocolate competitivo en el mercado sin explotación.  Ynzo apunta a algunas marcas más conocidas en España como Nestlé y Ferrero como parte del problema.

En el año 2005, el periodista holandés Teun van de Keuken (Tony) fundó una marca de chocolate, que esconde un gran proyecto para crear una industria del cacao más justa.  Tras conocer la dura realidad detrás de la industria del cacao sintió que debía hacer algo por cambiarla y creó Tony’s Chocolonely, un chocolate que acaba de llegar a España.  Su misión es muy clara, pero no por ello fácil, conseguir que el chocolate 100% de libre de esclavos sea la norma en la industria del cacao.  El proyecto ha diseñado su cadena de producción en código abierto que han llamado Tony’s Open Chain, fundamentada en cinco pilares clave: trazabilidad del cacao, pagar un precio más alto, agricultores empoderados, ir por el largo plazo y mejorar la calidad y la productividad. Todo ello con el objetivo de contribuir a un comercio justo:  sistema de trazabilidad de las semillas de cacao, asegurando así que estas no provienen de plantaciones donde exista mano de obra esclava o infantil ilegal;  pagan precios más elevados (por encima del mercado) a los agricultores, ayudándoles a ser más autónomos a largo plazo fomentando la creación de cooperativas, con miras a mejorar la productividad y generar menor dependencia del cacao.  “Cuando Albert Heijn, uno de los supermercados más grandes de Holanda, comenzó a elaborar su chocolate sin recurrir a explotaciones con esclavitud tan solo subieron 8 céntimos la tableta”, ejemplifica.

  • El Quinto Congreso Panafricano se reunió en Manchester, Inglaterra, en octubre de 1945.  De los noventa delegados, veintiséis eran de África, incluidos los futuros líderes de países independientes. Como Nkrumah explicó más tarde, el Congreso de 1945 acordó un plan de acción “basado en la técnica gandista de la no cooperación noviolenta, en otras palabras, la retención del trabajo, la desobediencia civil y el boicot económico”.  Impresionados por el éxito de la resistencia noviolenta en la India, los movimientos africanos tenían una preocupación real de que las represalias coloniales contra la violencia cobrarían un alto precio. Este fue también un momento de optimismo porque los aliados victoriosos de la Segunda Guerra Mundial habían reafirmado el derecho a la autodeterminación.

Otro poaréntesis:  nos impresiona mucho que en cumbres de alto nivel en los años 40, 50 y 60 tuviesen como principal tema de debate la oposición violencia-noviolencia.  Dicho datos nos ha de hacer reconocer la importancia histórica de la noviolencia y lo mucho que se han olvidado, interesadamente, sus aportaciones.

  • Gran Bretaña, como otras potencias europeas, dependió en gran medida de los reclutas coloniales durante las dos guerras mundiales:  ex-militares que regresaban trajeron a casa ideas y aspiraciones adquiridas a través de sus experiencias en el mundo exterior.  Frank W. Aidoo explicó, “No vimos mucha diferencia en cómo nos gobernaban a nosotros y cómo los británicos gobernaban a los indios.  Cuando regresamos [a Gold Coast] comenzaron las negociaciones para la independencia India. Nosotros, que tuvimos la suerte de ir a la India para conocer de primera mano las condiciones allí y compararlas con las condiciones aquí, no vimos ninguna razón por la cual se le debería otorgar la independencia a la India y no a nuestras colonias africanas, porque no vimos mucha diferencia entre la India y Ghana.

La lucha noviolenta por la independencia de Ghana:  la acción positiva

Los ghaneses ganaron su independencia mediante boicots, huelgas, asociaciones y compromisos inteligentes, pero por lo general no los describen como métodos de acción noviolenta. El término popularizado por Kwame Nkrumah, líder de la lucha por la independencia, fue acción positiva.  Además, la acción positiva se identifica con el propio Nkrumah.  Tristemente, más tarde, como presidente de Ghana, apoyó activamente la lucha armada en otras partes de África mientras recurría al autoritarismo en casa. 

Nkrumah dominó la vida política de su país desde 1951 hasta su derrocamiento en un golpe de Estado militar el 24 de febrero de 1966 hecho por el Consejo de Liberación Nacional, grupo que contaba con apoyo de la CIA.  Dicho golpe además resultó en la privatización de muchas de las empresas estatales del país. 

En su juventud, Nkrumah, en 1935 abandonó Ghana en dirección a los Estados Unidos.  Allí se graduó en economía, sociología y psicología mientras trabajaba en una fábrica de jabón, de camarero de barco o vendiendo pescado en la calle.  En 1945 viajó a Londres para estudiar derecho, pero abandonó la carrera para dedicarse al activismo político, de izquierda y antiimperialista. 

Nkrumah y su conciencia de la necesidad de incluir a los miembros más pobres de la sociedad en un movimiento de base generalizado, no podría haber tenido éxito a menos que el pueblo ghanés tuviera la voluntad, las habilidades y la disciplina necesarias.  Nkrumah, en julio de 1949, formó el Partido Popular de la Convención (CPP), a veces llamado de los «muchachos de la terraza» (aquellos que no tenían hogar y dormían en las terrazas de los ricos).  El enfoque de Nkrumah:  “Se hizo sentir al agricultor, al pescador, al pequeño comerciante y al trabajador que eran tan importantes como los abogados para contribuir al progreso del país”.  

La campaña de acción positiva de 1950-1951 preveía huelgas, boicots y falta de cooperación. Como explicó más tarde Nkrumah:  “No teníamos armas, pero incluso si las tuviéramos, las circunstancias eran tales que teníamos abiertas alternativas noviolentas, y era necesario probarlas antes de recurrir a otros medios”.

Nkrumah delineó tres categorías de acción positiva:

(1) agitación política constitucional legítima;

(2) campañas educativas y en periódicos, incluida la educación política, la agitación, los discursos de plataforma y el establecimiento de escuelas y universidades independientes; y

(3) “como último recurso, la aplicación constitucional de huelgas, boicots y no cooperación bajo el principio de la noviolencia absoluta. 

El gobierno colonial recibió el llamado de acción positiva de Nkrumah multándolo con 400 libras esterlinas y arrestando a varios editores de periódicos.

Mientras los periódicos apoyados por el CPP pedían una acción positiva, el gobierno colonial transmitía contrapropaganda en la radio, diciéndole a la gente que volviera al trabajo y abriera sus tiendas.  La mayoría de las tiendas de la ciudad cerraron el 9 de enero de 1950, pero al día siguiente el entusiasmo pareció decaer y al día siguiente algunas tiendas reabrieron.  Cuando Nkrumah dio un paseo por Accra el 11 de enero, vestido con una bata típica de los Territorios del Norte de Ghana, la gente comenzó a seguirlo.  En poco tiempo, una gran multitud se reunió frente a las oficinas de Accra Evening News.  Nkrumah se dirigió a la multitud y les pidió que llenaran la arena esa noche.  Su discurso en la arena, y su cobertura informativa favorable, resucitó el movimiento y la huelga.  En vano, el gobierno colonial actuó contra la prensa, suspendiendo tres periódicos y acusando a sus editores de sedición.

Posteriormente, tras unas protestas violentas en las que murieron 2 policías, Nkrumah fue arrestado acusado de organizar una huelga “política” ilegal —convocada no en un conflicto laboral, sino para presionar al gobierno— y se le culpó de la muerte de dos policías.  En su juicio, Nkrumah, describiéndose a sí mismo como discípulo de Gandhi, insistió en que la acción positiva era absolutamente noviolenta. Fue condenado a 12 meses de trabajos forzados.

Mientras Nkrumah y otros líderes estaban en la cárcel, su movimiento de masas entró en acción.  El CPP (partido que había fundado Nkrumah) barrió los siete escaños en las elecciones del Consejo Municipal de Accra en abril de 1950 y casi todos los escaños en las elecciones del Consejo Municipal de Kumasi en noviembre.  Se establecieron sucursales del partido en todas partes para que el CPP pudiera disputar todos los escaños posibles en las elecciones a la Asamblea Legislativa de febrero de 1951.  Luego, el CPP emprendió una campaña de registro de votantes, superando la renuencia de algunos votantes potenciales que no habían querido pagar la tarifa de registro de votantes.

La campaña electoral del CPP fue innovadora y enérgica. Las campañas locales incluyeron picnics, bailes, obras de teatro y recorridos en camionetas con altavoces decoradas con los colores del CPP.  Además de los mítines convencionales, se realizaron ceremonias públicas para entregar diplomas a los “graduados de prisión” del CPP (aquellos que cumplieron condena en prisión por sus acciones de protesta política).

Nkrumah estuvo en la cárcel durante la campaña y las elecciones.  Pero cuando el CPP obtuvo 34 de los 38 escaños (y Nkrumah obtuvo 22.780 de los 23.122 votos en el distrito electoral de Accra Central), el gobernador Charles Arden Clarke lo liberó, reconociendo que “Nkrumah y su partido tenían la masa del pueblo detrás de ellos”.

Nkrumah aceptó el cargo de “líder de asuntos gubernamentales” y, en 1952, se enmendó la constitución para cambiar el nombre de este puesto a primer ministro.  Ahora, argumentó Nkrumah, había llegado el momento de pasar de la acción positiva a la táctica, de la no cooperación a un compromiso que pusiera a prueba los límites de la reforma posible dentro del sistema. El gobierno de Nkrumah construyó carreteras, puentes, puertos, vías férreas, viviendas municipales, suministros de agua y hospitales; educación primaria obligatoria gratuita ampliada; estableció escuelas de formación de profesores; y apoyó a las escuelas secundarias.  Se estableció la Universidad de Ghana en Legon.  Muchas de estas iniciativas se hicieron asequibles por el hecho de que los precios mundiales del cacao se dispararon en la década de 1950, cuadruplicando el presupuesto del gobierno.

Pero durante la década de 1950, hubo cierta oposición interna a Nkrumah.  En la región de Ashanti, algunos se opusieron a la fijación de los precios del cacao para financiar proyectos de desarrollo.  Varios seguidores cercanos abandonaron el CPP y se unieron al Movimiento de Liberación Nacional (NLM, por sus siglas en inglés), un grupo activo en las áreas de Ashanti que utilizó la acción política de masas, así como los “grupos de acción” paramilitares.  Los exmiembros del CPP lograron alejar al NLM de la violencia.

En las elecciones de 1956, el CPP ganó 71 de 104 escaños con alrededor del 57 por ciento del voto popular.  No mucho después, Gran Bretaña anunció que Ghana recibiría su independencia el 6 de marzo de 1957 y Nkrumah se convertiría en el primer presidente de Ghana.

La noviolencia en los debates Panafricanistas

El nuevo estado independiente de Ghana asumió un papel de liderazgo en la defensa y el uso de la resistencia civil.  En diciembre de 1958, la Ghana independiente acogió la Conferencia de los Pueblos Africanos, continuación del Congreso Panafricano de 1945.  En su discurso de apertura, Nkrumah atribuyó el éxito del movimiento de independencia de Ghana a la acción positiva noviolenta.  Kojo Botsio, quien encabezó la delegación del CPP, dijo a los países que aún luchan por la liberación que, “con la voluntad unida del pueblo detrás de ustedes, el poder de los imperialistas puede ser destruido sin el uso de la violencia”.  Algunas delegaciones no estaban contentas con el énfasis en la resistencia noviolenta, especialmente los argelinos y egipcios que “consideraron la misma palabra ‘noviolencia’ como un insulto a los hermanos que luchan y mueren por la libertad.”  Finalmente, el Congreso declaró su apoyo a medios pacíficos en territorios donde la democracia había medios disponibles, pero también apoyó a aquellos en circunstancias en que las armas eran la única protección contra la violencia colonial.

(Nuevo paréntesis:  ¡qué curioso, la palabra noviolencia la consideran como un insulto para los que luchan y mueren violentamente, pero no ocurre lo contrario y nadie consideraba la palabra violencia como un insulto para los manifestantes que luchaban noviolentamente!).

Otra conferencia para discutir el camino a seguir para la acción positiva se llevó a cabo en Accra en abril de 1960.  Si bien Nkrumah inauguró la conferencia con un discurso que abogaba por la “acción positiva noviolenta” como táctica principal, después de las críticas de Frantz Fanon y la presión de otros delegados africanos, el énfasis de la conferencia en la acción positiva noviolenta en todo el continente fue silenciado.

Noviolencia ghanesa contra las pruebas nucleares francesas en Reggane, Argelia

Presbey acaba su artículo con un dato descontextualizado de la lucha colonia, o quizá no:  en 1959, después de enterarse de que Francia planeaba probar armas nucleares en el desierto del Sahara en Reggane, Argelia, un grupo de 11 ghaneses junto con activistas británicos e internacionales intentaron intervenir de manera noviolenta, pero fueron expulsados del territorio francés en el Alto Volta y terminaron de vuelta en Ghana.

En el vídeo que os ofrecemos se relata que Francia aún no ha hecho frente a la descontaminación radiactiva de Reggane y poblaciones cercanas de Argelia.  Tampoco se ha hecho cargo de los problemas de salud que han tenido los pobladores argelinos ni los soldados franceses y sus descendientes.