Archivo

Birmania: resistencia civil en la lucha anticolonial, 1910s-1940

(Nota del “traductor”: este capítulo es especialmente interesante porque nos descubre la lucha noviolenta birmana paralela a la realizada por Gandhi en India. También nos da muchas claves históricas para entender el complicado mundo político birmano actual. Esperamos que disfrutéis de su lectura).

Capítulos previos de resistencias civiles:  GhanaZambiaMozambiqueArgeliaEgiptoIrán y Palestina.

Yeshua Moser-Puangsuwan

Esta traducción proviene del capítulo titulado “Burma: Civil Resistance in the Anticolonial Struggle, 1910s–1940″ escrito por Yeshua Moser-Puangsuwan en el libro “Recuperación de la historia noviolenta.  La resistencia civil en las luchas de liberación”, editado por Maciej J. Bartkowski en Lynne Rienner Publishers.

Yeshua Moser-Puangsuwan en 1995 cofundó la Campaña de Tailandia para la Prohibición de las Minas Terrestres.  Moser-Puangsuwan ha trabajado para Mines Action Canada, brindando Coordinación de investigación de políticas de prohibición al Monitor de minas terrestres y municiones en racimo para las regiones de Asia, el Pacífico, Medio Oriente y África del Norte, y en grupos armados no estatales a nivel mundial. De 1992 a 2005, Yeshua fue el representante regional del Sudeste Asiático de Nonviolence International. También fue cofundador de la Red de Acción Internacional sobre Armas Pequeñas.  Recibió una Maestría en Paz y Reconciliación de la Universidad de Coventry, Reino Unido y un Doctorado en Estudios de Paz de Gujarat Vidyapith en Ahmedabad, India.

Birmania
Índice de Desarrollo Humano

Birmania es un estado del sudeste asiático. Su capital es Naipyidó. tiene una extensión de casi 700.000 km2 y una población de 54 millones de habitantes. Su Índice de Desarrollo Humano es de 0’585, considerado medio y en la posición 149 de 191 países.

Los opositores a una nueva constitución en Birmania pidieron un hartal (paro laboral) a nivel nacional. En Rangún, 1.000 manifestantes marcharon para mostrar su rechazo a la nueva constitución, portando pancartas con los lemas “Destruir la Constitución”, “Publicar periódicos con libertad” y “Hablar sin restricciones”. Las organizaciones políticas de oposición trabajaron en conjunto para organizar protestas en otras dieciocho ciudades del país. Ante la presencia de efectivos armados los manifestantes procedieron a quemar ejemplares de la constitución y una bandera.

Esta actividad no se organizó como reacción contra la muy impopular constitución militar de 2008. En cambio, tuvo lugar en 1937, contra una constitución impuesta por Gran Bretaña tras la separación de la Birmania británica del raj británico en la India.

La resistencia civil al dominio colonial británico en Birmania se ve ensombrecida por la lucha librada por Mohandas Gandhi (Mahatma) y el Congreso Nacional Indio (INC). La lucha india sigue siendo una inspiración para aquellos que buscan un cambio político a través de medios noviolentos. Sin embargo, los nacionalistas birmanos organizaron de forma independiente un movimiento de masas igualmente impresionante contra el dominio colonial en la provincia india británica de Birmania y sus actividades estuvieron frecuentemente vinculadas u organizadas conjuntamente con las del INC.

Birmania fue colonizada por Gran Bretaña a través de una serie de guerras entre mediados y finales de 1800 y fue gobernada como parte de la India británica hasta 1937, cuando Gran Bretaña nombró a un gobernador de Birmania independiente que era responsable de la defensa, los asuntos exteriores y las finanzas, mientras supuestamente recibía instrucciones sobre otros asuntos de los representantes elegidos localmente. Acontecimientos posteriores, incluida la invasión japonesa y el cambio de táctica de algunos líderes clave de la lucha anticolonial en Birmania, prácticamente han borrado la resistencia civil al colonialismo británico de los libros de historia.

Nacimiento de la conciencia nacional

El nacimiento de los sentimientos nacionalistas en Birmania fue simultáneo e influido por los movimientos de la conciencia nacional en otras partes del sur de Asia, el sudeste de Asia y en el mundo en general. El descontento inicial y la oposición a las autoridades coloniales tuvieron lugar en un momento en que más hombres jóvenes (prácticamente ninguna mujer) regresaban de las instituciones educativas europeas. Si bien esta experiencia a veces los acercó a los valores coloniales, también los abrió a influencias más amplias del mundo, lo que les permitió identificar y articular su estatus de segunda clase en su tierra natal. En particular, hubo mucha migración entre Birmania e India; sus ciudadanos estuvieron expuestos entre sí cuando emigraron como trabajadores, estudiantes o funcionarios a través de la India británica.

La primera institución en Birmania que planteó sentimientos nacionalistas fue la Asociación Budista de Hombres Jóvenes (YMBA) en 1906. Constituida formalmente como una asociación cultural, un equivalente budista a la Asociación Cristiana de Hombres Jóvenes (YMCA), la YMBA tenía la intención de convertirse en una plataforma para ideas políticas. Desde 1915 en adelante, la YMBA en Rangún y las sucursales en otras ciudades comenzaron a organizar reuniones públicas en todo el país sobre temas de descontento. Esto generó apoyo popular, por primera vez, para una plataforma política independiente y como desafío a las autoridades coloniales.   Los primeros pasos de la YMBA fueron modestos, como forzar las festividades budistas en el registro oficial de festividades coloniales, obtener la exención de los templos budistas del impuesto territorial colonial y cabildear por un acceso más amplio a la educación. Estas cuestiones, así como todos los demás aspectos del gobierno de la vida cotidiana de Birmania, fueron administrados por autoridades coloniales extranjeras. Un problema aparentemente insignificante, que los residentes británicos no respetaron la costumbre de quitarse los zapatos al entrar en los templos, se convirtió en una campaña nacional contra el uso de calzado en los santuarios budistas. Esto tuvo lecciones importantes para la organización política porque fue la primera experiencia de personas que se unieron para expresar su voluntad y sentir el poder de la unidad. Después de 1917, la YMBA, consciente de que los experimentos en otras partes del subcontinente permitían a los súbditos coloniales tener más acceso al poder, comenzó a buscar cierto nivel de participación de los birmanos en la toma de decisiones del gobierno local.

La Primera Guerra Mundial y la barbarie que la acompañó entre los estados europeos reveló a la gente colonizada ampliamente que la superioridad e invulnerabilidad europeas eran una mentira. Al mismo tiempo, percibieron que la propaganda de guerra aliada sobre “el derecho a la autodeterminación” debería aplicarse universalmente, no solo en Europa. En una de sus últimas actividades como fuerza política en mayo de 1920, la YMBA envió una delegación a Londres para reunirse con el secretario de Estado de la India para solicitar la inclusión de Birmania en las disposiciones constitucionales propuestas para el resto de la India. Su solicitud fue concedida, pero regresaron a Birmania a principios de 1921 solo para descubrir que ya no era relevante: el impulso político había ido mucho más lejos.

Gran parte de este impulso fue generado por la primera huelga estudiantil, en la que la YMBA fue fundamental en la organización en 1920 contra la Ley de la Universidad de Rangún. Al ver este acto como una limitación adicional de las oportunidades educativas para los birmanos, los estudiantes en huelga permanecieron fuera de la universidad pero continuaron sus clases de forma independiente, lo que llevó al nacimiento de una institución educativa paralela y la fundación de escuelas nacionales como alternativa a las escuelas coloniales. Las escuelas nacionales tenían como objetivo inculcar valores anticoloniales y a favor de la independencia. La YMBA ahora dio paso a una organización de carácter nacional que ayudó a crear, la Asociación General de Asociaciones Birmanas (GCBA; la B originalmente indicaba “budista”, pero cambió a “birmano” para ser más inclusivos).

Trabajando en paralelo con la lucha anticolonial india

U Ottama

Un miembro clave de la GCBA fue el monje budista birmano U Ottama. Educado en Calcuta, se involucró estrechamente con el INC. U Ottama regresó de la India a Birmania durante la huelga estudiantil de 1920 para impartir a los estudiantes los métodos que Gandhi y el INC estaban utilizando en la India. Al igual que Gandhi con el INC, U Ottama convirtió al GCBA en una organización de lucha política de masas, organizando no solo las primeras reuniones públicas en Birmania expresamente contra el dominio colonial, sino también introduciendo muchos de los métodos de resistencia civil iniciados por Gandhi. U Ottama llevó a cabo un personal correspondencia con Gandhi a lo largo de este tiempo. Defendió la causa de hacer y usar pinni, la tela casera nativa del centro de Birmania, en paralelo a la campaña khadi del INC. Esta campaña de pinni fue parte de un programa constructivo para aumentar la autosuficiencia y el empleo indígena y, al mismo tiempo, reducir la dependencia o la contribución al poder colonial. Posteriormente, U Ottama recorrió el país, frecuentemente bajo los auspicios de GCBA, alentando la formación de asociaciones Wunthanu en cada pueblo que visitó.

Wunthanu es una palabra birmana, que se traduce como “amar y apreciar su propia cultura, país y gente”. Esto es similar a nacionalismo, pero no lo mismo. Wunthanu se considera pacífico.  Las asociaciones de Wunthanu se comprometieron a usar solo productos fabricados en Birmania y boicotear los productos británicos. Este programa fue fácilmente accesible y entendido por los pobres y sin educación, lo que resultó en una amplia participación en esta campaña. Los comerciantes de la aldea exhibieron letreros de Wunthanu para mostrar que estaban promocionando productos caseros. Bajo U Ottama, el GCBA realizó una campaña paralela a la del INC contra la Ley Rowlatt, un boicot a la visita del Príncipe de Gales y la campaña por el gobierno autónomo. U Ottama se convirtió en la primera persona en Birmania en ser encarcelada por el delito de pronunciar un discurso político, en este caso por promover el boicot a los bienes británicos y la no cooperación con el gobierno colonial, y tal “sedición” hizo que pasara más tiempo dentro que fuera de la cárcel durante la década de 1920.

Gandhi visitó Birmania en tres ocasiones durante el período del movimiento anticolonial. En su última visita en 1929, Gandhi viajó por todo el país y pronunció discursos en reuniones públicas en Mandalay, Prome, Moulmein y varias otras ciudades. En Rangún mismo, se paró en los escalones de la pagoda de Shwedagon para dirigirse a una gran multitud de monjes birmanos y gente común. La Pagoda de Shwedagon se había convertido, y seguiría siendo, un punto común de reunión para la rebelión. Décadas más tarde, en 1988, este sería el lugar del primer discurso político de Aung San Suu Kyi —actual defensora de la democracia, hija de Aung San— en el que reconoció que estaba teniendo lugar la “segunda lucha por la independencia nacional”. Preguntado por qué línea de acción debería tomar Birmania, respondió Gandhi

Las condiciones en India y Birmania, por lo que puedo ver, son muy parecidas. Tengo, por lo tanto, el mismo remedio para recomendar a ambos, es decir, la no cooperación noviolenta. . . . Debéis estudiar nuestro movimiento cuidadosamente y desarrollar una política de acción nacional de acuerdo con vuestro entorno peculiar y condiciones sociales. No quiero una mera imitación mecánica de tu parte.

Hizo hincapié en la importancia de establecer una organización de lucha de masas en la línea del INC. Sobre el boicot a los productos extranjeros, Gandhi les aconsejó que se centraran únicamente en el boicot a la tela extranjera, ya que ese era un objetivo alcanzable. El INC apoyó constantemente la actividad nacionalista en Birmania, así como el derecho de los birmanos a separarse de la India si así lo deseaban. Para la década de 1930, el GCBA había logrado un nivel significativo de movilización masiva y el boicot estaba teniendo un impacto notable en la economía colonial. Sin embargo, la organización comenzó a desmoronarse debido a las luchas internas, luchas de poder entre los líderes del movimiento y desacuerdos entre facciones sobre tácticas y estrategias. Una facción disidente resultaría letal para el creciente movimiento de resistencia civil. El GCBA eligió a Saya San para encabezar un comité especial para estudiar el abuso por parte de las autoridades coloniales de los aldeanos que viven en áreas remotas. Compiló un dossier de 170 estudios de casos en lo que hoy se llamaría un informe sobre abusos contra los derechos humanos. Su recomendación para la acción por parte del GCBA fue que debería lanzar una acción directa noviolenta en apoyo de la resistencia de los aldeanos a la recaudación de impuestos rurales y para apoyar su derecho a recaudar productos forestales para uso doméstico. Por razones no registradas, el GCBA decidió no continuar con esta campaña. Por lo tanto, Saya San se separó del GCBA y estableció una milicia primitivamente armada para lograr los mismos fines. Instó a los aldeanos de regiones remotas a detener el pago de impuestos y prometió protección a través de su milicia. Saya San había identificado correctamente un problema de opresión rural generalizada y repugnancia general. Sus acciones también encontraron terreno fértil en la ira de los aldeanos de muchas regiones del país que se unieron para formar una rebelión armada. Sin embargo, como era de esperar, los funcionarios coloniales reaccionaron trayendo fuerzas militares de la India y, a fines de 1932, habían capturado y asesinado a un gran número de rebeldes. La represión de la rebelión también ofreció a las autoridades la oportunidad de detener a otras organizaciones de oposición, como las asociaciones de Wunthanu, y encarcelar a sus líderes, eliminando así efectivamente tanto la resistencia armada como la civil.

Dobama Asiayone: el movimiento Thakin

Durante los años siguientes, la oposición al gobierno colonial fue mínima. Sin embargo, estaba surgiendo un grupo de líderes más jóvenes con una agenda de resistencia civil más agresiva. La Dobama Asiayone (Asociación de Nuestra Birmania) fue formada por jóvenes activistas a principios de la década de 1930 y atrajo la atención nacional a través de una huelga estudiantil en 1936. (Esta fue la segunda huelga estudiantil de Birmania, la primera, mencionada anteriormente, fue convocada por la YMBA en 1920.)

El movimiento Dobama también fue conocido como el movimiento Thakin (su los miembros se dirigían entre sí como Thakin, que en birmano significa “Señor” y era la forma requerida para dirigirse a los funcionarios coloniales). Los activistas de Thakin explicaron que querían infundir dignidad en las personas tomando el título para sí mismos y, así, comunicar que los ciudadanos del país deben ser los dueños de su propio destino. Para cambiar aún más las cosas, alentaron a la población a dejar de usar títulos coloniales al dirigirse a los administradores y referirse a ellos como servidores públicos. Utilizaron una retórica estridente y métodos no convencionales para llamar la atención y distinguirse de otros movimientos políticos de oposición de ese período. Una de las primeras formas de propaganda fue la canción, especialmente la canción Dobama, que los Thakins intentaban cantar en la apertura de cualquier evento social, siempre pidiendo a la gente que se pusiera de pie como si fuera un himno nacional. Esto resultó ser un medio eficaz para difundir las ideas políticas de Dobama Asiayone. Si bien los panfletos políticos llegaron solo a una parte de la población alfabetizada, esta canción se transmitió de persona a persona, con una letra conmovedora que deploraba la posición humillante de Birmania e instaba a la población a luchar por la libertad nacional. Al cabo de un año, se estaba utilizando ampliamente para abrir partidos de fútbol y festivales de aldea (y, después de la independencia, la canción de Dobama se convirtió en el himno nacional).

Los Thakins también fueron el primer grupo en comprometerse sin reservas con la objetivo de la independencia de Gran Bretaña. Dobama Asiayone promovió un programa constructivo que incluía fomentar el hilado con miras a reemplazar los textiles importados del extranjero con tejidos caseros. También instó a todos los birmanos a patrocinar empresas nacionales mediante el uso de productos caseros, específicamente, fumar puros en lugar de cigarrillos, usar paraguas indígenas en lugar de importados, usar pantuflas tradicionales en lugar de zapatos extranjeros, amueblar la casa con productos birmanos y comer birmano en lugar de comida extranjera, que siguió la plataforma anterior del GCBA y el INC.

Hasta la huelga estudiantil de 1936, los Thakins eran un grupo político marginal.  Sin embargo, varios miembros se infiltraron en el liderazgo de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Rangún (del cual Aung San se convirtió en presidente). La huelga fue apoyada y asesorada por miembros de Dobama, inicialmente en respuesta a la expulsión de la universidad de dos personas que pronto serían líderes clave de Dobama Asiayone: Aung San y U Nu. Rápidamente, la huelga adoptó demandas más amplias, incluida la reforma de la Ley Universitaria y la representación de los estudiantes en el Consejo Universitario.

La huelga tuvo lugar justo antes de los exámenes y los huelguistas montaron piquetes en los pasillos. Debido a que este era el momento más importante para los estudiantes en el año académico, la huelga debía abordarse con tacto y se pidió a los estudiantes de mal genio que no se ofrecieran como voluntarios en la línea de piquete. La gran mayoría de los estudiantes de la Universidad de Rangún se unieron a la huelga y establecieron un comité de huelga y un campamento de huelguistas en la cercana pagoda de Shwedagon. Las autoridades inicialmente ignoraron las demandas del comité de huelga y luego amenazaron con reprobar a los estudiantes que no participaran en sus exámenes. Sin embargo, los huelguistas se mantuvieron firmes y las autoridades se vieron obligadas a dar marcha atrás y posponer los exámenes. Esto dio tiempo para que los estudiantes en huelga regresaran a sus áreas de origen y transformaran una huelga en una sola institución en una campaña nacional, completa con un comité de huelga estudiantil nacional. Los estudiantes de las escuelas secundarias e incluso de las escuelas primarias se unieron a la huelga y los padres respaldaron a los estudiantes. Las negociaciones entre los estudiantes y las autoridades fueron exitosas para lograr los cambios y concesiones buscadas. Esta acción ganó el reconocimiento nacional de los activistas de Dobama y los capítulos de la organización comenzaron a organizarse en ciudades de todo el país. Dobama Asiayone atrajo particularmente a los jóvenes debido a su militancia y lenguaje intransigente. Los activistas de Dobama, todos los huelguistas y la gente en general aprendieron muchas lecciones importantes en la huelga estudiantil, incluyendo cómo gestionar una campaña nacional, cómo se puede utilizar la agitación en beneficio del movimiento y cuándo se vuelve contraproducente para el movimiento, y el límite de tiempo más allá del cual el apoyo público no puede extenderse.

El movimiento Dobama mantuvo estrechos vínculos con el INC. A finales En 1935, el presidente de Dobama Asiayone y U Ottama viajaron a la India para reunirse con los líderes del INC y dar charlas públicas hasta que las autoridades británicas los silenciaron acusándolos de sedición y devolviéndolos a Birmania. Inmediatamente, el vicepresidente de Dobama ocupó su lugar y partió hacia India, donde permaneció durante seis meses de gira, participando en actividades anticoloniales e informando a los nacionalistas indios sobre la situación en Birmania. Además de crear lazos entre activistas birmanos e indios en la lucha anticolonial, estas visitas permitieron a los líderes de Dobama conocer las actividades de las organizaciones políticas indias y desarrollar una comprensión de sus propios problemas de acuerdo con la situación internacional. Dobama Asiayone también estableció un partido político para hacer uso del espacio político abierto por una elección organizada por las autoridades coloniales. No buscaron seriamente obtener un cargo, sino que utilizaron este espacio político para hacer campaña contra los cambios constitucionales que Gran Bretaña estaba a punto de imponer. La plataforma pública del partido Dobama era “destruir la Constitución” y hacer campaña por la independencia.

Como en la propia India, donde hubo diferencias estratégicas dentro del liderazgo del INC sobre si boicotear o participar en las elecciones previstas por la nueva constitución para 1937, por lo que en Birmania hubo cooperación entre las organizaciones nacionalistas pero varias diferencias entre ellas. Algunos objetaron que la nueva constitución privaba a Birmania de los avances constitucionales ofrecidos a la India. Algunos decidieron presentar candidatos que se comprometieron a “destruir la constitución desde adentro”. Los Thakins también defendieron la destrucción de la constitución y organizaron un partido político, pero utilizaron la campaña electoral como plataforma de reclutamiento mientras organizaban un boicot electoral; luego describieron al nuevo gobierno como una “administración títere”.

La huelga general

En 1935, cuando Birmania se separó de la India, se convirtió en miembro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que llevó a Burmah Oil a cambiar las condiciones de trabajo para cumplir con las normas de la OIT. Sin embargo, esto desencadenó protestas de los trabajadores por agravios de larga data, lo que llevó a una huelga en los campos petroleros. Thakins estaba de nuevo a la cabeza. Cuando Burmah Oil suspendió a un Thakin por asistir a una reunión de Dobama Asiayone, los trabajadores de su sección detuvieron el trabajo y exigieron su reincorporación. Este paro laboral pronto escaló de una sola sección a toda la fuerza laboral y esos agravios de larga data se convirtieron en la plataforma para la huelga.

Para llamar más la atención sobre sus demandas, los trabajadores de los campos petroleros lanzaron una marcha a campo traviesa de 1.000 trabajadores hasta la capital, Rangún. A pesar de los intentos de las autoridades de reprimir la marcha, incluida la implementación de leyes de emergencia en todos los pueblos por los que pasaría la marcha y la captura y encarcelamiento de muchos de los líderes de la huelga, la marcha perseveró. La población de los pueblos a lo largo de la ruta de la marcha apoyó a los huelguistas con alimentos, refugio y fondos hasta que llegaron a la capital y establecieron un campamento de huelga en la pagoda de Shwedagon.

Los Thakins también estaban ocupados organizando en el sector agrícola y alentó a los campesinos a formar marchas paralelas para unirse a los trabajadores de los campos petroleros y, por lo tanto, generar impulso hacia una huelga general a nivel nacional. Querían derrocar al “gobierno” elegido bajo la constitución impuesta, que consideraban una administración títere, y hacer que Gran Bretaña no pudiera gobernar el país. En enero de 1938, más de 7.000 huelguistas se alojaban en el campo de huelga de la pagoda de Shwedagon. La policía allanó una oficina de huelga de Dobama Asiayone, arrestó a todos los líderes y confiscó todos los documentos que pudieron encontrar. Sin embargo, los trabajadores ya se estaban organizando en un “Parlamento de huelguistas”. Al mismo tiempo, la Unión de Estudiantes de Toda Birmania estaba movilizando apoyo. Su primera demanda fue el levantamiento de las normas de emergencia invocadas una vez que los huelguistas iniciaron la marcha. Los desafiaron organizando una marcha de 2.000 estudiantes a través de Rangún y llamaron a los miembros del sindicato del distrito a emprender acciones similares de desobediencia civil noviolenta en sus áreas, burlando abiertamente las normas de emergencia. Cuando las autoridades no respondieron a esta provocación, los estudiantes se reunieron para discutir cómo podrían escalar la batalla de voluntades. Los líderes estudiantiles enfatizaron que la disciplina, el autocontrol, la unidad y la participación masiva eran las armas más importantes de la desobediencia civil.

Al día siguiente los estudiantes bloquearon la Secretaría, centro administrativo para todo el país. Fue una acción audaz. Ningún grupo en Birmania había organizado nunca una acción directa noviolenta a esta escala. Cada puerta tenía filas de estudiantes bloqueando la entrada y ningún empleado del gobierno podía ir a trabajar, cerrando efectivamente la administración civil colonial. Cuando llegó la policía y sacó a los estudiantes sueltos de las puertas, otros estudiantes que estaban cerca intervinieron para llenar la brecha y el bloqueo permaneció en su lugar. Las puertas centrales estaban bloqueadas por mujeres estudiantes. Al mediodía, los estudiantes sintieron que habían hecho su punto y terminaron el bloqueo marchando alrededor de la Secretaría mientras recogían a los estudiantes en cada puerta. Sin embargo, una vez que se marcharon y sus líderes se dirigieron a ellos y los felicitaron, un grupo de policías británicos blancos cayó sobre ellos con bastones y los pasó por encima en una carga de caballos (aparentemente, las autoridades coloniales no sintieron que la policía local obedecería). Un estudiante murió y muchos resultaron heridos. Esto condujo a un nuevo paro estudiantil nacional que exigía el levantamiento del estado de emergencia, la liberación de los presos políticos y un arreglo negociado con los huelguistas petroleros y campesinos.

Unas 300.000 personas violaron las leyes de emergencia en Rangún al asistir al funeral del estudiante muerto. Durante los siguientes dos meses, la huelga laboral creció. Sin embargo, las empresas comenzaron a ofrecer a los empleados varias concesiones, persuadiéndolos así para que regresaran al trabajo y se retiraran efectivamente de la huelga. En consecuencia, al tercer mes, las huelgas estudiantiles y laborales disminuyeron hasta terminar definitivamente. Sin embargo, el intento de huelga general total provocó una mayor apreciación en la población de su poder político. La preservación de la autoridad británica también se había hecho difícil porque todas las acciones sucedían en público, con las autoridades respondiendo frecuentemente con violencia y brutalidad innecesarias que condujeron a la correspondiente pérdida de legitimidad del gobierno colonial. Las huelgas dejaron en claro que los activistas políticos birmanos probablemente se volverían más, no menos, estridentes en sus demandas de libertad política.

La Segunda Guerra Mundial llega a Birmania

En 1940 Aung San, entonces secretario general del movimiento Dobama, sintió que la ayuda internacional era necesaria aunque el trabajo principal para la liberación debía hacerse en Birmania. Su estrategia dependía de un movimiento de resistencia de masas en todo el país contra el dominio británico. Esto, dijo, debería crecer progresivamente, en la forma de una serie de huelgas locales y parciales de trabajadores industriales y rurales que se conviertan en una huelga general y de alquiler, seguidas de manifestaciones masivas, marchas populares y, finalmente, desobediencia civil masiva. El siguiente paso sería combinar esto con una campaña económica contra el imperialismo británico, incluido un boicot a los productos británicos que llevaría al impago de impuestos. En este punto, sin embargo, previó que la resistencia civil debería aumentarse con la acción de la guerrilla contra los puestos de avanzada y las líneas de comunicación militares y de la policía civil. Creía que estas acciones combinadas conducirían a una parálisis completa de la administración británica, momento en el que el movimiento debería hacer el movimiento final y definitivo para capturar el poder.

Cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania y luego a Japón, Birmania fue declarado un país beligerante sin consultar con su legislatura interna. El INC y Dobama Asiayone preguntaron si los objetivos de guerra británicos se aplicaban a sus países: si el objetivo era la libertad democrática, se unirían a la lucha. Sin embargo, Gran Bretaña dijo que no. Todos los partidos políticos nacionalistas birmanos se unieron en una coalición llamada Freedom Bloc y, junto con el INC, instituyeron campañas de “No War Effort“, ya que les quedó claro que la guerra se estaba librando entre potencias imperialistas.

Aung San

Si la ocupación japonesa de Birmania no hubiera ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, se puede argumentar que posiblemente, a juzgar por su compromiso y experiencia en librar una resistencia noviolenta generalizada, el movimiento anticolonial en Birmania podría haber provocado la descolonización a través de la resistencia civil, en tándem con el INC en la India. Sin embargo, eso no iba a suceder. Japón estaba aumentando su presencia y dominio en Asia. El nacionalista indio S. C. Bose rompió con el INC y obtuvo el respaldo del Eje para su Ejército Nacional Indio para luchar contra los británicos. Estos y otros factores influyeron en Aung San y la facción de Thakins que había comenzado a considerar cómo se podía llevar a cabo la lucha armada junto con la resistencia civil. La mayoría de Thakins no estuvo de acuerdo con la inclusión de este elemento de lucha armada, pero Aung San y una facción de activistas de ideas afines fueron en busca de armas. Al buscar asistencia militar para esta agenda de liberación, Aung San y sus colegas se acercaron a Japón y, como resultado, terminaron convirtiéndose en parte de la maquinaria de guerra japonesa. La invasión japonesa de Birmania estuvo acompañada por una pequeña fuerza militar creada por Aung San, que se denominó Ejército de Independencia de Birmania. El ejército japonés logró desplazar militarmente a los británicos; sin embargo, para gran decepción de los nacionalistas, Japón convirtió a Birmania en su propia colonia. En respuesta, el Ejército para la Independencia de Birmania de Aung San, rebautizado como Ejército Nacional de Birmania, lanzó una guerra de guerrillas contra los japoneses, irónicamente con el respaldo de los británicos.

En última instancia, las fuerzas militares de Aung San tampoco fueron necesarias para la conquista de Birmania por los japoneses o por su reconquista por Gran Bretaña. Además, el Ejército Nacional de Birmania no fue una fuerza decisiva en la eventual eliminación de los británicos. Sin embargo, las acciones de Aung San llevaron al nacimiento del Ejército Popular, que ha gobernado Birmania como una dictadura militar durante casi todo el período poscolonial.

La violencia armada desplaza la acción noviolenta

Uno de los legados duraderos de la Segunda Guerra Mundial a Birmania fueron las armas. La mayoría de los hombres tenían armas, entrenamiento y experiencia en su uso y sentían que merecían una parte del poder. Todos los partidos políticos, incluida la facción de Aung San de la Liga de la Libertad Popular Antifascista (un partido político que lanzó después de la guerra), tenían sus propias milicias armadas separadas del ejército nacional. Aung San y su gabinete inaugural fueron masacrados por un rival político antes de formar el primer gobierno poscolonial de la nación. Los comunistas se retiraron a la lucha armada y se llevaron a secciones del ejército a la insurgencia. El liderazgo étnico en el ejército nacional fue purgado y los grupos étnicos lanzaron sus propias insurgencias contra el ahora estado birmano. El liderazgo político de la posguerra del país estaba dividido por el faccionalismo y las luchas internas y fue incapaz de abordar gran parte de la devastación de la posguerra, y mucho menos el desarrollo. Uno de los colegas de Aung San y el comandante del ejército Ne Win tomó el poder en 1962 y el ejército gobernó directamente el país hasta 2011.

Violencia institucionalizada e historia de la resistencia civil marginada

Otro legado de la lucha nacional fue la herencia de un estado multiétnico. El territorio ahora conocido como Birmania o Myanmar es el hogar de muchos grupos étnicos distintos, varios de los cuales han estado en guerra entre sí por el gobierno del estado desde la independencia. Los birmanos étnicos, el grupo étnico más grande, controlan el ejército nacional. Los británicos utilizaron tropas de minorías étnicas no birmanas para reprimir el movimiento nacionalista, especialmente los karen, el tercer grupo étnico más numeroso. Los Karen, en particular, permanecieron leales a Gran Bretaña durante la invasión de Japón y lucharon contra el ejército de Aung San, mientras que el ejército nacional reclama su origen en el período en que comenzó la rebelión armada contra los japoneses. En la actualidad, los karen permanecen en oposición armada a la autoridad central de Birmania. Los regímenes militares anteriores se veían a sí mismos como los guardianes de la independencia nacional, que estaba perpetuamente amenazada por ataques respaldados por extranjeros. El dominio birmano se manifestó físicamente en la nueva capital administrativa construida en 2005, donde el gobierno trabaja bajo la atenta mirada de tres gigantescos estatuas de reyes guerreros birmanos armados.

La historia tal como se enseña en Birmania hoy menciona las huelgas estudiantiles, pero no explica su contexto ni proporciona ninguna comprensión de la profundidad y amplitud de la resistencia civil en la lucha anticolonial. El GCBA recibe un visto bueno por alentar el nacionalismo, pero su lucha noviolenta y sus vínculos con el movimiento de Gandhi no se reconocen. Los esfuerzos anticoloniales de antes de la guerra registrados en los libros de texto de Birmania se centran en la rebelión violenta lanzada por Saya San en 1930. La historia pasada se centra en los reyes guerreros de épocas pasadas y su dominio sobre muchos de los vecinos de Birmania. La educación y los medios dentro del país permanecieron bajo un control estricto y fuertemente censurados desde 1962 hasta 2012, durante el cual hubo poco espacio para el surgimiento de relatos históricos alternativos.

Desde 1962 hasta 2011 hubo una continuidad del gobierno militar de una forma u otra e instituciones independientes, como las escuelas nacionales desarrolladas durante el período anticolonial, fueron disueltas y sus propiedades confiscadas por el Estado. En 1962, la disolución de los consejos universitarios y la imposición de toques de queda a los estudiantes provocó una protesta de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Rangún. El Consejo Revolucionario gobernante envió tropas a la Universidad de Rangún, lo que resultó en la represión de la protesta y la muerte de muchos estudiantes. El régimen también dinamitó el edificio de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Rangún, reduciendo a polvo un sitio histórico de resistencia anticolonial y borrando el papel que los estudiantes jugaron en la resistencia civil.

La demolición del edificio del sindicato de estudiantes también simbolizó un cambio en el camino hacia el poder político. Mientras que el activismo estudiantil había alimentado el creciente liderazgo nacionalista y fue el lugar de nacimiento de casi todos los principales líderes cívicos y políticos, desde la década de 1960 la asistencia a las universidades militares fue el camino hacia el poder de élite en Birmania.

A pesar de los intentos de la élite militar por canalizar y marginar las aspiraciones estudiantiles, el activismo estudiantil continuó y condujo a enfrentamientos en cada una de las décadas siguientes. El año 1974 trajo consigo una serie de hechos marcados por huelgas y protestas masivas. El deterioro de las condiciones económicas condujo a huelgas en varios sectores, incluidos los trabajadores de los campos petroleros que se habían destacado en la huelga general de 1938. El mismo año, murió el exsecretario general de la ONU de Birmania, U Thant. El gobierno militar se negó a ofrecer un funeral de estado para el veterano político que era respetado por su papel en el movimiento anticolonial, pero 50.000 personas asistieron a un funeral sencillo después del cual los estudiantes se apoderaron de su cuerpo y lo colocaron en un mausoleo improvisado que construyeron en el sitio de la antigua Unión de Estudiantes de la Universidad de Rangún. A pesar de estar rodeado por un estimado de 2.000 estudiantes, los militares volvieron a asediar el sitio, matando y encarcelando a un gran número de estudiantes, después de lo cual cerraron todas las universidades durante cuatro meses. Al año siguiente, los estudiantes conmemoraron el primer aniversario de la huelga laboral de 1974 ocupando los edificios de la Universidad de Rangún y llamando a una huelga estudiantil nacional. Esto llevó a otro cierre de la universidad durante seis meses. En 1976, los estudiantes organizaron una marcha para conmemorar el nacimiento de un líder del movimiento anticolonial, que rápidamente se convirtió en antigubernamental. Antes de que los estudiantes pudieran regresar de la marcha, el gobierno cerró las universidades por otros seis meses para evitar que fueran ocupadas.

Los continuos problemas económicos llevaron al gobierno a retirarse y dejar de aceptar la mayoría de los billetes pequeños dos veces en dos años, lo que acabó con los ahorros de muchas personas. El descontento generalizado alimentó un levantamiento nacional contra el gobierno en 1988. El primer grupo que pidió un cambio fue nuevamente el de los estudiantes, pero rápidamente se les unieron muchos otros sectores. Una huelga general y manifestaciones masivas se extendieron desde la capital a otras ciudades. El gobierno se retiró e hizo una serie de cambios estéticos, incluida la introducción de nuevos rostros como líderes, en un intento por detener la rebelión civil. Después de algunos meses, los militares organizaron un autogolpe. A través de una combinación de fuerza militar masiva y la promesa de elecciones, esto logró detener las manifestaciones.

Los fundadores de las fuerzas armadas actuales de Birmania fueron ellos mismos un producto de la lucha de resistencia civil anticolonial y estaban muy conscientes de los métodos, incluida la necesidad de frustrar el uso popular de ellos. Los militares enfatizaron constantemente los valores militares y establecieron varias organizaciones de masas a las que muchos sectores de la sociedad debían unirse. A principios de la década de 1990, creó la Asociación para el Desarrollo y la Solidaridad Sindical (USDA) a la que deben pertenecer todos los funcionarios públicos. El USDA comparte los objetivos del régimen militar y sus cuadros se movilizan para manifestaciones masivas en apoyo de los objetivos o lemas de la élite militar, en algunos casos, para atacar protestas o signos de disidencia por parte de la población. Sin embargo, a pesar de esta falta de espacio político, se desarrolló una oposición política que pedía el fin del régimen autoritario después de que los militares reprimieran las manifestaciones masivas en 1988. La oposición se comprometió a utilizar métodos noviolentos para lograr un cambio en el gobierno en su Declaración de Gandhi Hall de 1990. Los miembros visten la tela pinni, que era el símbolo de la lucha anticolonial, y están encabezados por la hija del líder nacionalista mártir, Daw Aung San Suu Kyi. En 2008, la junta militar impuso una nueva constitución que extendería su mandato bajo un gobierno parlamentario. En 2010 celebró elecciones estrictamente controladas en las que la Alianza para el Desarrollo de la Solidaridad de la Unión (rebautizada como Partido), organizada por los militares, obtuvo la mayoría de los escaños. Casi una cuarta parte de los escaños en el parlamento se retienen únicamente para los militares. Se ordenó a varios ex generales que se retiraran y asumieran cargos y altos cargos en el nuevo gobierno “democrático” de Birmania. El régimen militar terminó formalmente en febrero de 2011.

Conclusión

El esfuerzo del ejército para rediseñar la historia y eliminar la memoria de la resistencia civil birmana ha tenido éxito en general. Queda algo de historia clandestina del movimiento estudiantil, pero lo poco que se sabe puede medirse por la reacción de un líder de la oposición política en el exilio a quien entrevisté: se sorprendió al saber que Gandhi había visitado alguna vez Birmania.

La verdad es que, entre 1910 y 1940, el pueblo de Birmania descubrió y empleó una amplia variedad de técnicas de resistencia civil, incluido el desarrollo de organizaciones de movilización masiva, campañas coherentes y programas constructivos. En sus primeras fases, compartieron con el movimiento de independencia de la India no solo un oponente común, sino también un repertorio similar de métodos en sintonía con las circunstancias y la cultura birmanas. Sin embargo, el carácter de los movimientos divergió, en parte debido a diferentes circunstancias pero también a través de los distintos grupos de interés involucrados. Los estudiantes indios no desempeñaron el papel dinamizador de sus homólogos birmanos, y no hubo un grupo estratégico de trabajadores indios con la influencia de los trabajadores del campo petrolero. Los movimientos birmanos que se desarrollaron eran expertos en aprovechar las oportunidades políticas y luego mantener la iniciativa aumentando la tensión. También tenían un objetivo claro: la independencia. Sin embargo, las dos principales fases de crecimiento de los movimientos en las décadas de 1920 y 1930 sucumbieron a las luchas internas entre facciones y las luchas internas por el poder justo cuando alcanzaban su punto máximo. Les faltó madurez para mantener la unidad y la disciplina en los momentos clave.

Desde entonces, recién en 1988 la resistencia civil logró reunir los números necesarios para lograr un cambio de poder. Sin embargo, incluso entonces, la falta de unidad en el liderazgo y la visión nuevamente impidió que el movimiento capitalizara sus ganancias. Cuando se le preguntó qué deberían aprender los movimientos de hoy de Dobama Asiayone, uno de los pocos supervivientes de Thakins, Chan Htun, no dudó y dijo: “Unidad”, y agregó que “los líderes políticos deberían dejar de pelear entre ellos”.